Saltar al contenido

¿Por qué necesito mi seguro de coche?

Como bien sabrás la legislación obliga al propietario de un vehículo a tenerlo asegurado siempre y cuando esté dado de alta en tráfico. Además de ser obligatorio es extremadamente útil tener un seguro con algunos de los servicios que te detallamos más abajo. Dependiendo del documento de identificación que tengas (DNI o NIE) o del tipo de vehículo que quieras asegurar podrás obtener precio a través de una de estas cinco categorías.

¿Por qué elegir Tourist Broker para contratar tu seguro de coche?

Asesoramiento profesional con más de 30 años de experiencia

Estudiamos todas tus circunstancias personales y profesionales con una gran experiencia a nuestras espaldas. 

Realizamos un estudio único y personalizado para ti

Te aconsejamos sobre las coberturas y capitales a asegurar en base a tus necesidades. 

Estudiamos la mejor forma de pago en base a tu situación

Adaptamos los plazos y formas de pago de tus pólizas según sea tu situación actual. 

Servicio posterior único y personalizado para ti

En el caso de tener que hacer uso de tu póliza, te ayudaremos con todos los trámites para darte una respuesta rápida y sencilla ante cualquier siniestro.

Algunas de las coberturas propias de un seguro de coche: 
El seguro de coche  ha ido evolucionando y se ha hecho mucho más completo desde los clásicos seguros. Hoy en día algunos de los servicios contratables son:
 

Preguntas frecuentes sobre seguros de coche 

Según la ley española, todo propietario de vehículos a motor que tenga su estacionamiento habitual en España está obligado a suscribir un contrato de seguro por cada vehículo del que sea titular, hasta los límites obligatorios. Es decir, sí que es obligatorio tener un seguro de coche, por lo menos el seguro a terceros.

¿Qué sucede si no se cuenta con un seguro obligatorio?

  • Está prohibida la circulación por territorio nacional de los vehículos no asegurados.
  • El vehículo deberá quedar en depósito, con cargo a su propietario, mientras no sea concertado el seguro obligatorio.
  • La sanción económica que se impondrá, con independencia de si el vehículo circula o no.
  • Asistencia en viaje: presta servicio por un lado al vehículo y, por otro, a la persona. En este último caso se ocupará, por ejemplo, de proporcionar un medio de transporte alternativo para que puedas llegar a tu destino después de sufrir un accidente o avería. Puede suceder que la asistencia en viaje se preste desde el kilómetro 0 en caso de accidente pero desde el kilómetro X en caso de avería. En el caso del vehículo, su servicio puede limitarse al remolque del automóvil y no a cubrir incidencias más comunes que evitarían el traslado del vehículo como la falta de combustible, el pinchazo de un neumático, la pérdida de llaves o la batería descargada.
  • Cobertura contra robo: es más habitual el robo de un vehículo nuevo que el de uno antiguo, por lo que incluir esta cobertura en el seguro de tu coche nuevo será una decisión inteligente, y más teniendo en cuenta que no supone un incremento importante en el precio final de la póliza.
  • Cobertura contra incendio: en este caso el hecho de ser un coche nuevo no incurre en un mayor riesgo de siniestro, pero su contratación es igual de conveniente. De no tener esta cobertura contratada, si tienes el infortunio de que tu coche se vea afectado por un incendio sin un tercero que asuma la culpa, deberás asumir los costes de reparación por ti mismo.
  • Cobertura de lunas: su relación calidad/precio la convierte en una de las coberturas esenciales para un vehículo nuevo, ya que su coste es muy bajo y, en cambio, permitirá la indemnización por daños ocasionados en parabrisas, ventanillas laterales y luna trasera. Asimismo, esta cobertura incluye la mano de obra del taller y, en la totalidad de casos, los daños en techo solar si se trata de un elemento de serie del automóvil.
  • Daños propios: hace frente a daños del vehículo que no sean imputables a otra cobertura, por lo que si has sufrido daños en tu coche relacionados con un incendio, un robo o una rotura de lunas, éstos ya estarían cubiertos aun sin tener un seguro a todo riesgo. Eventualmente puedes sufrir un accidente en el que tú seas culpable y solo esta cobertura haría frente a los gastos de reparación.

Existen tres tipos de seguros de coche que explicamos con más detalle a continuación:

  • Seguros a terceros: es el más sencillo y básico, ya que es el seguro mínimo que por ley tiene que tener todo coche para poder circular. Todo seguro a terceros debe incluir el seguro de responsabilidad civil que se exige para circular. Este tipo de cobertura cubre los daños materiales y personales que tu coche, el asegurado, cause a terceros. Tanto tu coche como tú quedáis fuera de la protección del seguro obligatorio. Suele incluir una extensión de la responsabilidad civil que se conoce como responsabilidad civil suplementaria que te amplía económicamente el seguro de responsabilidad civil como asegurado, incluyendo la responsabilidad civil por remolques, caravanas y objetos transportados en el vehículo, junto con la defensa jurídica, reclamación de daños y la asistencia en viaje.
  • Seguros a terceros ampliados: en este tipo de póliza encuentras un amplio conjunto de coberturas, por ejemplo, rotura total o parcial de lunas o parabrisas, seguro por incendio, o reparación de los daños que sufra el coche. Las más completas ofrecen al conductor servicios y asistencias más específicas como responsabilidad civil del tomador y conductor declarado como ciclista, responsabilidad civil del hijo menor de edad conduciendo sin carné, defensa en multas de tráfico, subsidio por privación del permiso de conducir, robo del vehículo, limpieza del vehículo por traslado de heridos o intereses y gastos del préstamo para la reparación del vehículo.
  • Todo riesgo: ofrece una completísima gama de coberturas, asistencias y servicios para el conductor y su vehículo. Incorpora, por supuesto, las obligatorias, pero también todas las que completan las pólizas a terceros. Además, incluye coberturas que cubren tanto al conductor como al propio coche asegurado en caso de verse involucrado en un accidente con independencia de que sea o no el causante; igualmente, aunque no haya terceros, el coche asegurado a todo riesgo está protegido en estas circunstancias también. Hay dos modalidades básicas: con o sin franquicia. Los seguros con franquicia, en principio, pueden ser más baratos, pero tiene como desventaja que el tomador asume parte de los gastos relacionados con los daños propios ocasionados a su vehículo. La prima del seguro suele ser más barata que la opción sin franquicia. Los seguros sin franquicia son más completos y efectivos puesto que dan respuesta a todas las necesidades y demandas de los conductores con independencia de cuáles sean sus circunstancias.

Localización

C/ Gerona 13, Centro Comercial La Noria, 1ª planta, locales 18-23-24 (03503) Benidorm

Teléfono

965 85 40 52

Email

info@tourist-broker.com

Nosotros

Somos Tourist Broker, correduría de seguros con más de 50 años de experiencia en el sector. 

 

Copyright © 2022 Tourist Broker I Correduría de seguros 

Política de Privacidad